Cocer el hígado

Table of Contents

Para quitar su sabor fuerte. Para eliminar el sabor fuerte que posee el hígado, hay dos formas, lo puedes sumergir completamente en leche o echarle jugo de limón. Si no tienes jugo de limón, puedes reemplazarlo por vinagre y dejarlo reposar un rato. Para que no se endurezca. No debemos sazonar el hígado antes de freírlo ni dejarlo hervir en una salsa ya que se endurece. Hay que cocinar el hígado hasta que notemos que ha desaparecido su color rosado. Si lo cocinamos por más tiempo, se endurecerá y su sabor será más fuerte.